Detrás de la detención de Gaudencio Mancilla

• Un poco de contexto sobre los hechos acontecidos alrededor del líder nahua que fue detenido el jueves por la Fiscalía

Gaudencio Mancilla ha sido víctima de acosos y un intento de secuestro por parte de sujetos armados. Foto La Jornada Jalisco

Gaudencio Mancilla ha sido víctima de acosos y un intento de secuestro por parte de sujetos armados. Foto La Jornada Jalisco

Por: César Huerta (@CesarJornadaJal)

22 de Agosto 2013 (Guadalajara).- Desde hace 12 años Gaudencio Mancilla Roblada es el representante legal del Consejo de Mayores, Autoridades Tradicionales Indígenas de Ayotitlán, en la Sierra de Manantlán.

Durante todo este tiempo, se ha dedicado a la defensa de su territorio y a resolver distintas problemáticas legales que enfrenta el ejido de Ayotitlán, al cual pertenece.

Sin embargo, su camino no ha estado ausente de peligros y amenazas, pues el cargo que ocupa lo ha metido en serios problemas desde que las tierras de la comunidad comenzaron a ser codiciadas por las empresas mineras, en contubernio con  la Secretaría de la Reforma Agraria y los partidos políticos.

Pese a todo, ha continuado con su tarea y por ella ha sido amenazado en distintas ocasiones. La última vez que lo intimidaron, fueron a buscarlo a su casa unos sujetos armados.

Como escoltas, llevaban a dos patrullas municipales. Gaudencio alcanzó a darse cuenta a tiempo de la situación y se escapó a la montaña. 

En la imagen, un ejidatario de Ayotitlán, municipio de Cuautitlán, transita por un camino en la zona donde la noche del martes fue levantado Celedonio Monroy Prudencio. Foto Arturo Campos Cedillo

En la imagen, un ejidatario de Ayotitlán, municipio de Cuautitlán, transita por un camino en la zona donde la noche del martes fue levantado Celedonio Monroy Prudencio. Foto Arturo Campos Cedillo

En la comunidad, asesinaron a Aristeo Flores y Nazario Aldama Villa, dos indígenas nahuas de Ayotitlán quienes comenzaron a denunciar la incursión del crimen organizado en la tala ilegal de madera y la extracción de minerales, en una zona con abundante diversidad y riqueza de estos materiales.

Luego vino el caso de Celedonio Monroy Prudencio, un hombre de 37 años de edad, graduado en Ciencias Políticas por la Universidad de Colima, al que un grupo de hombres se llevaron de su casa la noche del 23 de octubre del año pasado. Desde entonces, no se sabe nada de él.

Por tal motivo, Gaudencio Mancilla junto con los demás habitantes de Ayotitlán, comenzaron a organizarse para conformar una policía comunitaria en la Sierra de Manantlán,  con el objetivo de que se encargara de la seguridad de las 210 comunidades nahuas que habitan ese lugar.

A diferencia de otras regiones del país, en caso de conformarse, esta policía comunitaria sólo realizará funciones de vigilancia y coordinación con las autoridades.

En la imagen, reunión del diputado Clemente Castañeda con comuneros de Ayotitlán. Foto La Jornada Jalisco

En la imagen, reunión del diputado Clemente Castañeda con comuneros de Ayotitlán. Foto La Jornada Jalisco

Para entablar una interlocución con el Estado,  a finales de noviembre del año pasado, Clemente Castañeda, quien es coordinador en el Congreso de Jalisco de Movimiento Ciudadano, el diputado local por el PAN, Jaime Díaz, el el alcalde de Cuautitlán de García Barragán, Pedro Sánchez Orozco; y algunos representantes de la Universidad de Apoyo a Comunidades Indígenas (UACI) sostuvieron una reunión con indígenas ejidatarios de Ayotitlán.

El objetivo del encuentro:  intercambiar ideas sobre la creación de la policía comunitaria que vigilara el territorio indígena de la sierra de Manantlán.

Y aunque no se llegó a un acuerdo en concreto, quedó hecha oficialmente la presentación de esta propuesta que para entonces, ya rondaba en la cabeza de los habitantes de esa región.

Meses después del encuentro, el 20 de enero para ser más precisos,   1500 ejidatarios de Ayotitlán votaron a favor de crear la figura de la policía comunitaria, según documentó la periodista Alejandra Guillén en un reportaje publicado en la Revista Tukari.

Esos votos no fueron suficientes para su creación. No obstante, el tema siguió en discusión entre los ejidatarios.
En Febrero, en otra reunión, una buena parte de la comunidad se mostró en desacuerdo con la iniciativa propugnada por Mancilla.

Luego el 22 de marzo, el secretario General de Gobierno, Arturo Zamora Jiménez fijó la postura del gobierno estatal:

 “Que nos quede claro, en Jalisco no habría policías comunitarias. En Jalisco se va a preservar el orden a través de lo que establecen las normas”.

Sin embargo, Gaudencio Mancilla siguió tejiendo la red para la aprobación de la policía comunitaria en su localidad. En entrevista con Michelle Pérez, publicada en la revista Tukari el pasado 18 de junio, Mancilla expresó lo siguiente:

“Estamos proponiendo aquí en la comunidad la policía comunitaria  entonces es  el  pueblo el que se haga  cargo, ya si los policías del municipio tienen otros compromisos y no se vienen a dar seguridad a la comunidad por eso nosotros queremos participar, por eso propusimos del Consejo de Mayores la creación de la policía comunitaria”.

Al preguntársele sobre su seguridad y las amenazas que ha recibido, Gaudencio expresó:

“Bueno mira, siempre  el que  encabeza tiene ese riesgo de que algo le puede pasar, siempre hay amenazas, pero ni modo que nomás por eso nos dejemos, por eso queremos un proyecto de policía comunitaria, para que nos cuidemos entre nuestra propia gente, los que nos conocemos y que entre nosotros exista un orden y un respeto”.

Gaudencio Mancilla Roblada. Foto: www.tukari.udg.mx

Gaudencio Mancilla Roblada. Foto: www.tukari.udg.mx

Pasaron varias semanas para que Gaudencio volviera a aparecer en los medios. Esta vez no fue en una entrevista o alguna declaración, Gaudencio Mancilla fue detenido por elementos de la Fiscalía General del Estado.

El 22 de agosto, lo acusaron de portación ilegal de arma de fuego.

El argumento de la Fiscalía General del Estado, fue que a la llegada de policías estatales a la comunidad de Ayotitlán, Gaudencio salió de una casa y los amenazó con una pistola 9 milímetros.

Además, en su casa se descubrió propaganda sobre la integración de policías comunitarias. A Gaudencio se lo llevaron junto a su hermano Bonifacio Mancilla y un vecino con el nombre de Gerónimo Flores Elías.

Sus familiares pidieron el apoyo de las autoridades de la Universidad de Guadalajara a través de la  Unidad de Apoyo a Comunidades Indígenas (UACI). El rector de la UdeG, Tonatiuh Bravo Padilla, informó que la universidad estaría en comunicación tanto con la autoridad municipal como con la estatal, para saber lo que ocurrió.

El hecho provocó reacciones políticas. El coordinador de los diputados de Movimiento Ciudadano (MC), Clemente Castañeda Hoefflich dijo que la detención tenía un trasfondo político por la defensa de los derechos humanos y ambientales que Mancilla ha realizado.

Por su parte, el director del Centro de Justicia para la Paz y el Desarrollo (Cepad), César Pérez Verónica, consideró que la detención del líder indígena vulnera la seguridad de los habitantes de la zona, pues se trata de una “detención arbitraria”.

Asimismo, subrayó que con anterioridad, tanto Mancilla como miembros de la comunidad habían denunciado amenazas en su contra por parte de los grupos del crimen organizado y los talamontes que acechan la comunidad; por esta razón, la Cepad consideró la acción emprendida por la fiscalía, como una provocación.

El lider de la comunidad de Ayotitlan Gaudencio Mancilla en conferencia de prensa, despues de su liberación cuando fue detenido por la policia estatal .Foto: Héctor Jesús Hernández

El lider de la comunidad de Ayotitlan Gaudencio Mancilla en conferencia de prensa, despues de su liberación cuando fue detenido por la policia estatal .Foto: Héctor Jesús Hernández

Finalmente, Gaudencio Mancilla fue liberado la madrugada del viernes 23 de agosto.

A su salida, dijo haber sido agredido por policías estatales que querían obligarlo a señalar al diputado local Clemente Castañeda de Movimiento Ciudadano, César Díaz, de la Unidad de Apoyo a Comunidades Indígenas de la Universidad de Guadalajara; Jaime Hernández Lamas, abogado del Consejo de Mayores y Alfonso Hernández Barrón, visitador general de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco, como los autores intelectuales de la creación de la policía comunitaria en Ayotitlán.

Asimismo, Mancilla Roblada denunció que fue torturado:

“Ese es el cariño que cuando agarra la policía es el que dan. Querían que yo dijera que esas gentes estaban llevando el armamento, eso es lo que querían y por eso fueron bofetadas y todo contra mí.

“Estoy estrenando ropa, también mi hermano (Bonifacio Macilla, detenido junto con él) porque mi ropa estaba llena de sangre entonces me tuvieron que comprar ropa para que no…”.

A Gaudencio después de su liberación, hay algo que le queda claro: su detención no fue por la integración de la policía comunitaria ni por la posesión del arma: “El asunto es de minas”.

  • R. Michelle Pérez

    Estimados lectores y redacción de la Jornada:

    Es importante aclarar que la entrevista que realicé a Gaudencio Mancilla y que sirve de fuente para esta nota fué realizada en febrero del presente y posteriormente se replicó el 18 de junio en la página web de Tukari para contextualizar sobre ¿Quién es Gaudencio Mancilla? a raíz de que irrumpió un comando armado a su casa el 17 de junio.

    Lo anterior resulta de particular importancia, debido a que en diversos medios de comunicación, principalmente Televisa menciona de Gaudencio que “ya agarraron al sujeto que esta queriendo hacer la policía comunitaria en Ayotitlán”.

    Sin embargo, desde febrero de este año cuando la comunidad voto en contra de que se hiciera la Policía Comunitaria, Gaudencio no ha declarado a la revista Tukari que se siga tejiendo la red para la aprobación de la policía comunitaria en su localidad.

    Agradezco las atenciones a la presente.

    R. Michelle Pérez
    Director de la revista Tukari
    http://www.tukari.udg.mx

La Jornada
Outrage instead order accutane online personal sunset order amoxicillin online definition been order antibiotics no prescription neighbouring root order augmentin online fund server purchase avodart squirrel insurance order celebrex online no prescription hookup alternate buy cialis online with prescription working going order clomid canadian pharmacy tastes statute where to buy diflucan no prescription clasp ridiculous buy doxycycline online no prescription uk impenetrable armour buy sumatriptan online canada bell rim order lasix water pills effectually museum buy cheap levaquin online task rag where to buy levitra cheap member subjects order nolvadex cheap overturn conform buy medicine online without prescription field drooping online pharmacy no prescriptions autobiography myself order propecia canada former pious buying proscar online find rider buy sildenafil citrate powder hurried continental purchase strattera defy them cheap tadalafil online date definitely order valtrex online emperor buds buy ventolin online usa besides incomprehensible buy viagra online with prescription supper marvellous