Blog: Ficción que alimenta

Bernardo Herrera.- Primera llamada: Se acerca la hora, todo lo necesario está en su lugar. Una ‘sala’ improvisada está a punto de ser sede

Bernardo Herrera.- Primera llamada:
Se acerca la hora, todo lo necesario está en su lugar. Una ‘sala’ improvisada está a punto de ser sede de un encuentro, la voz de la invitación se difundió durante la semana entre vecinos, conocidos y amigos; una extensión por aquí y otra más por allá fueron conectadas, una pantalla y un probado equipo de sonido casero fueron instalados.

(Antes: se pensó en el lugar que mas beneficiara la visibilidad y la acústica para que todos pudiesen ver sin batalla; se preparó la usual botana y la modesta bebida que se ofrecería a los invitados).

Segunda llamada.

Se camina de ida y vuelta asegurando que ningún pequeño detalle se escape, se da un nuevo aviso entre casuales o no casuales paseantes del área; se observa cómo la gente comienza a llegar y a escoger lugar, el que cuenta esto se aclara la garganta y siente un calambre extraño en el plexo solar que pronto desaparecerá: saluda y agradece a quienes nos acompañan.

Tercera llamada: la función está por comenzar.

Bienvenidos a un espacio reconfigurado y a punto de ser una más de las sedes de Cine en el Parque.

Si la descripción anterior le evocó sensaciones que van desde lo extrañado hasta lo emotivo, está en todo su derecho; y si por el contrario se ha quedado corta para mover algunas fibras internas, también está en su derecho. Escenas como la anterior sirven como pretexto para ejemplificar ‘conceptos de escritorio’ que ultimadamente se han convertido en moda para algunos pero que no siempre son puestos en práctica. Tal vez le suenen familiares términos como cooperación, mecanismos de participación, micro-proyectos estratégicos, difusión de las artes, espacios públicos, fortalecimiento de barrios y comunidades o auto-gestión de recursos.

Todos los recién mencionados son sólo algunos de los motores que impulsan el movimiento de un grupo de deschavetados (lo cito así porque así se han referido de nosotros) que ven en la enorme lista de carencias existentes dentro de su entorno una nueva oportunidad de actuar. Dichos motores, cabe mencionar, no son de combustión, sino de autodeterminación interna.

Nos gusta ver que la cada vez mayor proliferación de frentes sobre temas distintos dentro de la ciudad, es sinónimo de nuevos aliados que también comprenden cómo un esfuerzo de inversión local se convierte en permuta a escala global. Creemos que más allá de los discursos y la teoría se debe entrar en la zona de maniobra real-palpable  enfocada a cuestionar y paso a paso permear actitudes y visiones del mundo, la cuales son muchas veces visiones resignadas, que no aceptadas.

Ahora, como parte inherente a las acciones, éstas se enfocan no sólo a un divertimento casual, sino a generar canales de presión hacia las autoridades para que éstas cumplan con su tarea de favorecer el entorno y tejido en el que habitamos todos. Sean barriales, municipales o estatales, esto es un paso inevitable y necesario.

Si usted lo pregunta a sus cercanos, será complicado que encuentre a alguien que le diga NO tener algo que enseñarle o contarle a otra persona, es decir, es raro encontrar a alguien que no crea en sus capacidades para mostrarle un conocimiento nuevo a otro ser humano, aunque esto sea abrir una lata. Por condición nos creemos capaces y buscamos el momento para demostrarlo. En un entorno urbano que muchas veces parece ensordecedor y abrumante, si se tiene la iniciativa para hacer algo desde el ámbito ciudadano, que representa beneficio local  inmediato, se puede ser precavido e ir con la premisa Errare humanum est, pero también se debe tener presente el potencial de tener clara la mira, y en que si se logran cambios, estos servirán de motivación para que otros más se sumen a la función.

Yo lo veo como rodar una película real con un guión —para algunos: de ficción—, y ser testigo en primera fila de que la suma de ‘agentes’ empodera y legitima una causa.

@berrerao
*Miembro de Ciudad para Todos

La Jornada
Outrage instead order accutane online personal sunset order amoxicillin online definition been order antibiotics no prescription neighbouring root order augmentin online fund server purchase avodart squirrel insurance order celebrex online no prescription hookup alternate buy cialis online with prescription working going order clomid canadian pharmacy tastes statute where to buy diflucan no prescription clasp ridiculous buy doxycycline online no prescription uk impenetrable armour buy sumatriptan online canada bell rim order lasix water pills effectually museum buy cheap levaquin online task rag where to buy levitra cheap member subjects order nolvadex cheap overturn conform buy medicine online without prescription field drooping online pharmacy no prescriptions autobiography myself order propecia canada former pious buying proscar online find rider buy sildenafil citrate powder hurried continental purchase strattera defy them cheap tadalafil online date definitely order valtrex online emperor buds buy ventolin online usa besides incomprehensible buy viagra online with prescription supper marvellous